Cómo afrontar el pago de la Declaración de la Renta

10 trucos para ahorrar en vacaciones
11 Junio, 2014
Plazos de devolución cortos con los préstamos de OK Money
16 Junio, 2015

La declaración de la renta es un período que preocupa a muchas personas ante la idea de que les salga a pagar, sobre todo a aquellas que, por circunstancias determinadas, atraviesan una época en la que no disponen de suficiente liquidez para afrontar imprevistos o gastos extraordinarios.

Sin embargo, existen varias soluciones para poder hacer frente al pago de las obligaciones fiscales, y en este artículo queremos enumerar todas ellas para lanzar un mensaje tranquilizador frente a la preocupación por el pago de impuestos.

Si nos sale a pagar, el primer consejo es que la revisemos por si hubiera algún fallo. Si es necesario, incluso buscando la ayuda de un profesional.

En caso de que hayas confirmado un borrador con un error que beneficia a Hacienda, o que hayas cometido un fallo en la declaración, tendrás que redactar un escrito informando del error y reclamando la cuantía que has pagado de más.

Para ello, puedes usar este formulario que facilita la Agencia Tributaria.

Cómo afrontar el pago de la Declaración de la Renta

Sin embargo, no siempre se va a dar el caso de que se trate de un error, por lo que conviene saber de qué manera podemos afrontar el pago.

La propia Agencia Tributaria nos permite fraccionar el pago en dos plazos.

En este supuesto, se ha de pagar un 60% del importe en el momento de presentar la declaración, y el 40% restante se abonará en noviembre.

Se trata de una buena alternativa para aliviar la presión deudora si se dispone de liquidez para afrontar el pago del 60%, pero no nos servirá de nada en caso de que tampoco seamos capaces de reunir la cuantía necesaria para el primer pago fraccionado.

Otra posibilidad que nos ofrece la Agencia Tributaria es el aplazamiento del pago, en cuyo caso se fraccionará el pago en diferentes plazos, que se establecerán en función de la cuantía de la deuda o situación financiera personal, lo que puede resultar un gran alivio para muchas personas.

Los inconvenientes son que, además de conllevar un 5% de intereses, será necesario realizar papeleo con la administración y reunir documentación acreditativa de nuestra situación personal.

Al margen de ello, puede darse el caso de que se resuelva de un modo en el que siga sin alcanzarnos el dinero para satisfacer la cuantía de cada plazo.

Pedir un préstamo en el banco es otra de las opciones que tenemos si la declaración nos sale a pagar.

En este caso, puede ocurrir que la entidad no quiera concedérnoslo por diversos motivos, o, si acceden a ello, que nos exija un sinfín de documentación que se traduzca en gestiones administrativas que no acaben nunca, un sinsentido, sobre todo si lo que necesitamos es una cantidad de dinero pequeña.

Además, mucha gente lo deja para el último momento, y en ese caso podría incluso no darnos tiempo a que el banco estudie nuestra solicitud.

Otra solución es que pidamos un adelanto de nómina en el trabajo, pero esta es una posibilidad que está sujeta a que nuestro jefe nos la quiera (o pueda) conceder.

Los inconvenientes son que no todo el mundo se atreve a pedir beneficios en el trabajo, pues depende mucho de la situación laboral de cada uno, o simplemente no nos apetece que en nuestra empresa se enteren de que necesitamos dinero.

Por otra parte, habrá gente que no tenga trabajo en el momento de rendir cuentas a Hacienda, por lo que esta opción, que puede ser fácil para algunos, se convierte en un imposible para mucha gente, por diversos motivos.

Finalmente, nos queda la opción de solicitar un préstamo rápido a través de una entidad financiera de concesión de micropréstamos como OK Money!

Las ventajas son que nos concederán un préstamo personal con gran celeridad y sin que tengamos que realizar un sinfín de trámites o papeleos, por lo que, en pocas horas después de solicitarlo, sabremos si podremos disponer del dinero.

La cantidad solicitada la puedes utilizar para abonar el total de lo que adeudas, pero también puedes combinarla con la opción que te da Hacienda de pago fraccionado, solicitando un préstamo para el primer plazo e incluso un segundo préstamo para afrontar el pago del segundo plazo.

En el caso hipotético de que este año te salga a pagar y no dispongas de liquidez, fraccionar el pago y cubrir los plazos con un préstamo fácil de obtener, se presenta como la opción más rápida y segura para saldar tu deuda con el fisco.

Deja un comentario