Ahorrar dinero en la factura de la luz
5 trucos para ahorrar en tu factura de la luz
4 noviembre, 2013
Trucos para ahorrar dinero en rebajas
Trucos para ahorrar dinero en rebajas
10 enero, 2014
Tipos de préstamos según la entidad

Solicitar préstamos, sea del tipo que sea, siempre conlleva una gran responsabilidad. Por eso, como hemos comentado en otros artículos, antes de decidirnos a solicitar un préstamo cualquiera, debemos ser plenamente conscientes de lo que representa, de las obligaciones que con ello contraemos y del peso económico que ejercerá sobre nuestro futuro a medio y corto plazo.

Es evidente que pedir un préstamo equivale a contraer una deuda con alguien y que debemos estar en situación de ofrecer garantías para sufragarla.

Como veremos, por la parte de los prestadores estas garantías se exigen bajo formas diversas, y a veces ni hace falta demostrarlas.

Pese a ello y aunque no las soliciten, bajo cualquier circunstancia y antes de solicitar dinero a crédito debemos ofrecernos estas garantías a nosotros mismos, es decir, valorar con realismo y sinceridad las posibilidades que tenemos de afrontar con solvencia la nueva deuda contratada.

En ocasiones anteriores vimos que una deuda, por sí misma, no tiene por qué ser algo negativo. Existen deudas buenas y también malas, estas últimas caracterizadas por contraerse sin planificación previa, para cubrir otras deudas anteriores o con demasiada ligereza, sin pensar suficientemente en cómo se afrontará su amortización, a veces hasta sabiendo de antemano que ésta no será asumible.

Partiendo del supuesto que solicitamos un crédito en el marco de una buena deuda, aquella que nos generará mayores beneficios futuros y aportará salud y bienestar a nuestra economía, debemos conocer y valorar los distintos productos crediticios que tenemos a nuestro alcance, que como veremos no son pocos.

Todos los servicios y productos de crédito tienen sus pro y sus contras, y su elección debería depender de nuestras necesidades específicas reales, concretadas en un correcto plan de viabilidad para nuestro proyecto o deuda que habremos elaborado detalladamente.

Veamos ahora qué oportunidades, ventajas y desventajas ofrece cada uno de los préstamos habituales a los que podemos tener acceso, empezando por los más conocidos y tradicionales.

 

Préstamos Bancarios ¿conoces todos los detalles?

Una de las funciones más importantes de la banca es ofrecer crédito a particulares y empresas.

Los bancos disponen de una gran cantidad de productos crediticios, desde préstamos personales de cantidades muy variables hasta préstamos hipotecarios que se rigen, en este último caso, por otro tipo de convenios y contratos.

En el medio tenemos las líneas de descuento y crédito para autónomos y empresas, financiación de proyectos a medida para particulares, entidades sin ánimo de lucro, compañías del espectro más amplio y variado, y un largo etcétera que sería imposible enumerar aquí.

Lo mejor en estos casos es acudir directamente a la sucursal bancaria que más nos interese y solicitar información al respecto.

Es importante tener en cuenta que los préstamos con la banca siempre permiten un cierto margen de negociación, y que en este proceso entran en juego cuestiones como los tipos de interés que se aplicarán al monto total del crédito, las penalizaciones por retrasos e impagos, las comisiones de estudio, apertura y negociación, etc.

 

  • Ventajas de los préstamos bancarios

Las ventajas de este tipo de productos son sus bajos intereses, si los comparamos con otras opciones parecidas y el margen de negociación que nos ofrecen.

 

  • Inconvenientes de préstamos bancarios

Las desventajas, en cambio, son numerosas aun dejando a un lado los impedimentos que actualmente tanto dificultan el acceso a un crédito bancario.

Empezando por las garantías (siempre o casi siempre nos exigirán avales, pruebas de solvencia, contratos y demás) y concluyendo por la gran cantidad de papeleo y burocracia que exigen determinados préstamos, no siempre compensa acudir a un banco para solicitar un crédito personal.

Debemos saber que, también en el caso de los préstamos personales y a partir de ciertas cantidades, las entidades bancarias acostumbran a imponer dar fe pública de la deuda contraída ante notario, con los gastos suplementarios que esto representa, siempre a cargo de la parte prestataria (es decir, de quien solicita el préstamo).

A estos gastos extras habría que añadir las comisiones de estudio, apertura y cierre, la contratación de una póliza de seguros y todas las demás tasas que se acostumbran a cargar sobre cualquier préstamo que se solicite.

Mucho cuidado con las tarjetas de crédito: en ningún caso se deben tomar como un recurso para obtener un préstamo a medio o largo plazo.

Si no podemos asumir un pago concreto, antes de sufragarlo con la tarjeta de crédito es mejor acudir a nuestra sucursal bancaria e informarnos bien de las alternativas disponibles.

 

Préstamos de organismos públicos y grupos de inversores

No todas las entidades financieras son propiamente bancos. Existen entidades de crédito, públicas y privadas, que se dedican exclusivamente a ofrecer productos crediticios a particulares y empresas de todos los sectores.

 

  • Ventajas de préstamos en otras entidades financieras

Las ventajas más destacadas, en el caso de las entidades públicas, son los bajos tipos de interés que aplican.

Las privadas, en este caso grupos de inversores, ofrecen un margen más amplio de negociación y a veces incluso, si el proyecto les satisface lo suficiente, llegan a tomar parte activa en su desarrollo.

 

  • Inconvenientes de préstamos en otras entidades financieras

La desventajas más importantes que cabe destacar, en el caso de las entidades públicas de crédito, es la burocracia, el papeleo y los requisitos con los que se debe cumplir para acceder a un préstamo.

A todo ello, hay que sumar la gran competencia que existe (suele tratarse de concursos abiertos), la lentitud en la resolución, los retrasos en los pagos y la escasa oferta existente hoy, tras los recortes aplicados por las administraciones respectivas que gestionan estas entidades.

Los grupos de inversores, en cambio, suelen ser más rápidos en sus tomas de decisiones, pero ni mucho menos tanto como lo son las entidades bancarias.

A ello hay que añadir los requisitos y las exigencias que normalmente imponen, las altas tasas de interés con las que operan normalmente y el control al que está sujeto el prestatario por parte del grupo inversor que le ha prestado el dinero.

Tampoco es nada fácil acceder a este tipo de ayudas y los requisitos que deben cumplir los proyectos presentados para su financiación son cada vez más elevados.

 

Entidades fiables para solicitar préstamos rápidos 

Las entidades especializadas en créditos rápidos, entre las que se cuenta OK Money, han ganado en los últimos años una gran fama y prestigio entre los usuarios.

Su implantación ha crecido enormemente dado el impresionante abanico que productos que ofrecen, y la comodidad y las facilidades para la gestión de cualquier crédito.

Las ventajas son numerosas y sustanciales: en algunos casos, estas entidades no aplican comisiones de estudio, apertura y cierre en sus préstamos, permiten devolverlos en un corto plazo de tiempo (a veces en semanas, e incluso días) facilitando así la rápida liquidación de la deuda sin perjuicio del consumidor.

Muchas de ellas no solicitan avales ni requieren de gran burocracia: con la firma de un contrato personal a veces es suficiente.

Se puede acceder a ellas cómodamente por teléfono e incluso online, gestionar todos los trámites a través de Internet y en pocas horas disponer de la cantidad solicitada.

Figurar en las temidas listas del RAI o el ASNEF no representa, en general, ningún impedimento para obtener un crédito personal a través de este tipo de compañías, que también permiten negociar algunos de los detalles del préstamo solicitado y adaptarlo a las necesidades particulares de cada proyecto.

Los inconvenientes se reducen básicamente a dos:

  • Los tipos de interés con los que se manejan son, por lo general, más altos que los de otros tipos de entidades
  • Las cantidades disponibles para un préstamo personal rápido acostumbran a ser inferiores que las ofrecidas por los bancos, los entes públicos de crédito y las sociedades de inversores.

Es importante saber que, si nos movemos en este rango de posibilidades, cada entidad y compañía es un mundo distinto al de las demás.

Algunas permiten acceder a préstamos mucho más cuantiosos que las otras, fidelizando a sus clientes con ofertas, descuentos y promociones exclusivas.

Compañías como OK Money tienen muy en cuenta el trato personal con cada cliente para la solicitud del primer préstamo por una cantidad limitada y a devolver el préstamo en un máximo de 30 días. requiriendo sólo:

  • Fotocopia del carné de identidad
  • Cartilla bancaria
  • Residencia estable en el país
  • Ser mayor de edad para solicitar el primer préstamo

Tras ello, es posible forjar la confianza y establecer una relación próspera y duradera, pudiendo acceder a préstamos mayores y a plazos de devolución más dilatados sin ningún inconveniente.

En todo momento, además, se cuenta con un eficaz equipo de atención al cliente disponible a través del teléfono o Internet para aclarar cualquier duda o mantenernos al día con nuestras operaciones.

Deja un comentario