Créditos para autónomos: ¿qué opciones existen?

Comprar tecnología en el extranjero
Lo que debes saber para comprar tecnología en el extranjero
16 agosto, 2017
Síndrome postvacacional
Claves para superar el Síndrome Postvacacional
29 agosto, 2017
Ayudas para autónomos

Dejar de ser trabajador por cuenta ajena para convertirse en autónomo es una de las determinaciones más valientes que asumen muchas personas en activo. Pero las dificultades van más allá de una simple toma de decisiones: la puesta en marcha del negocio, los pagos trimestrales, contingencias temporales… La actividad se convierte en la asunción de una serie de responsabilidades que afectan no solo a la carrera profesional sino a diferentes ámbitos de la vida personal del autónomo.

Con este panorama encima de la mesa, las personas implicadas se encuentran, en muchas ocasiones, con fuertes necesidades de liquidez en sus cuentas. Para estos casos, o simplemente para reservar cierto colchón económico a la hora de abrir el negocio, existen los créditos para autónomos. Pero las entidades bancarias no siempre están dispuestas a facilitar las cosas. Además de las ayudas oficiales (por parte de gobiernos e instituciones), cada vez surgen más empresas dispuestas a prestar sus servicios financieros como ayuda a los autónomos para sus proyectos.

Tipos de financiación para autónomos

  • Micropréstamos. Para cantidades de dinero no muy elevadas, a devolver en un máximo de 30 días, existen este tipo de créditos. Gracias a las nuevas tecnologías, esta forma de obtener liquidez se puede solicitar y disfrutar casi en el mismo momento, a través de la pantalla del ordenador. Por esto, los micropréstamos para autónomos pueden considerarse como préstamos rápidos.
  • Préstamos personales. Cuando un autónomo necesita liquidez para hacer frente a una contingencia concreta, por ejemplo, arreglar la máquina de coser, puede recurrir a este tipo. Es la solución ideal para salvar su proyecto si ese imprevisto cuesta hasta 3000 euros. En cuanto al pago, la devolución debe ser satisfecha, normalmente, en los seis meses posteriores.
  • Préstamos entre particulares. Viene a ser una especie de mecenazgo adaptado a la era de internet. En estos casos, y a través de las redes, el autónomo puede conseguir aportaciones de personas particulares, con o sin derecho a su reembolso. El inversor confía en el proyecto del empresario y, con ello, saca partido a sus ahorros personales.
  • Financiación pública. La clasificación de subvenciones para autónomos abarca desde las ayudas emitidas por el Gobierno Central, las Comunidades Autónomas o el propio Fondo Europeo, hasta las conocidas Líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Si te planteas la opción de convertirte en autónomo, todas estas fuentes de financiación pueden darte una pista para elaborar tu plan financiero. En cualquier caso, en OK Money contamos con el pequeño empujón que necesitas para hacer frente a la falta de liquidez, con préstamos de entre 300 y 1000 euros. Cuéntanos que necesitas y te contamos cuáles son los requisitos para solicitar uno de nuestros préstamos.

Deja un comentario