5 trucos para ahorrar en tu factura de la luz
4 Noviembre, 2013

Cada vez son más las personas a las que les cuesta trabajo llegar a fin de mes y el hecho de tener que hacer frente a un gasto imprevisto puede derivar en un impago de facturas que no se puedan liquidar o a un descubierto bancario.

En este artículo vamos a hacer un repaso de los principales suministros que se prestan a los hogares y que suponen un gasto fijo para cualquier persona, de los procesos que han de seguir las compañías y de las consecuencias del impago.

 

Consecuencias del impago de las principales facturas

 

Impago de facturas de electricidad y gas

Las compañías de suministro energético son flexibles y ofrecen un período de pago de 20 días desde la emisión de la factura.

En caso de que venza ese plazo, la empresa con la que tenemos contratado el servicio deberá enviarnos un requerimiento vía postal de forma que tenga constancia de que lo hemos recibido.

Desde ese momento, la compañía debe esperar dos meses para poder proceder al corte de suministro, sin que pueda realizarse en días festivos, días en los que no esté operativo el servicio de atención al cliente y sus vísperas.

Si nos cortan la luz o el gas por impago, una vez que abonemos el recibo o recibos pendientes, tendremos, además, que hacer frente a un recargo por el reenganche, lo que incrementará el adeudo.

Una vez que abonemos las facturas pendientes, la compañía eléctrica tiene un día para restablecer el servicio, mientras que la restitución del gas puede demorar 48 horas.

En OK Money ofrecemos préstamos para que puedas hacer frente a los pagos imprevistos.

Impago de facturas de Telefonía.

En el caso de la telefonía, la situación es un poco diferente. Si transcurre un mes desde que se emite la factura de teléfono y no la hemos abonado, la compañía procederá a una suspensión temporal de parte del servicio, pero para ello debe realizar previamente un aviso.

Desde ese momento, sólo podremos recibir llamadas entrantes o realizar llamadas a números de emergencia.

Si los impagos se corresponden con la parte de la factura correspondiente a números de tarificación adicional o a la cuota Internet, la compañía nos restringirá únicamente el acceso a estos servicios, y no afecta a la continuidad de la línea telefónica.

Si, transcurridos tres meses, aún no se ha liquidado el pago de las facturas pendientes o en caso de que exista retraso en el pago de los servicios en dos ocasiones, la compañía podrá cortarnos el teléfono y resolver el contrato.

En lo que respecta al teléfono móvil, cada compañía puede fijar un plazo máximo para abonar las facturas, pero si cuando vence el plazo no pagamos, tendremos que pagar un interés y un porcentaje correspondiente a los gastos en los que la compañía ha incurrido por el impago, pudiendo incluso las compañías retenernos el importe adeudado de nuestra cuenta bancaria directamente.

Si no pagamos, se seguirán los mismos pasos que en telefonía fija; primero se restringirán llamadas y comunicaciones salientes y pasados tres meses se nos cortará la línea.

El restablecimiento de la línea se producirá el siguiente día laborable después de que la compañía tenga constancia de que las facturas pendientes han sido abonadas.

Recuerda que si necesitas dinero para pagar la factura de teléfono, puedes solicitar tu préstamo en OK Money.

 

Impago de las facturas de Agua

Desde el momento en el que se emite la factura, el abonado tendrá 15 días naturales para pagarla. Si una vez transcurre ese plazo no se abona, dispone de una prórroga de otros 15 días máximo para el pago voluntario.

Pasado ese mes los proveedores suspenden el suministro directamente.

 

Impago de las letras de la Hipoteca

Se trata de uno de los gastos más importantes que la mayoría de familias españolas enfrentan cada mes.

Normalmente en las cláusulas firmadas del contrato se especifican los diferentes recargos por la demora en los pagos, los denominados intereses de demora, cuyo tipo suele ser muy superior a los intereses ordinarios.

Además de estos intereses, pueden cobrarte una comisión por la reclamación de las cuotas impagadas, recogidas también en el contrato de hipoteca.

En el peor de los casos, el banco puede dar por vencido el préstamo y reclamar por vía judicial o extrajudicialmente el importe del capital no amortizado del préstamo junto con los intereses ordinarios y de demora.

Se trata de una situación límite que podría hacernos llegar a perder la propiedad. Si necesitas ayuda o más información puedes consultar en Reclamador.es

 

Medidas para evitar el impago

El embargo de la nómina, nuestra inclusión en listas de morosos o tener que responder con nuestras propiedades, son algunas de las consecuencias más perjudiciales a las que nos podríamos exponer.

El impago no está tipificado como delito penal según el Código Penal, por lo que no nos llevaría a la cárcel, pero sí a situaciones complicadas. Por eso es recomendable:

  • Hacer una planificación de gastos fijos: cuándo llegan las facturas, repartirlas en distintos meses y evitar gastar más de lo programado mensualmente.
  • Revisar nuestras facturas y los datos bancarios: el impago puede darse también por errores bancarios al pasar la factura, así mismo siempre es conveniente revisar los gastos conociendo mejor las facturas. Aquí te enseñamos a entender tu factura de la luz.
  • Solicitar ayudas puntuales: como puedan ser préstamos personales o micropréstamos. Solicitarlos de forma puntual y pagarlos relajadamente en los siguientes meses, es una medida socorrida para estos casos. Siempre y cuando tengamos muy presentes esos gastos añadidos en el futuro próximo.

Deja un comentario