Decisiones de inversión en diferentes etapas de la vida

¿Qué es el crowdlending?
¿Qué es el Crowdlending?
20 diciembre, 2016
Trucos para vivir con menos dinero
Trucos para vivir con menos dinero
11 enero, 2017

La diferencia entre lo que se ingresa y lo que se gasta, se llama ahorro. Una actividad conocida por todos pero que sólo unos pocos ponen en práctica.

En OK Money, consideramos que el ahorro es la base para conseguir ser independiente el día de mañana.

El disponer de un respaldo financiero en el futuro es una meta que muchos se plantean, sobre todo en los tiempos de crisis en los que vivimos, pero ahorrar debe convertirse en rutina diaria.

Dependiendo de la situación, planteamos una serie de consejos sobre cómo ahorrar en cada una de las etapas de la vida.

Lo primero que debemos saber es que es importante empezar a edades tempranas. La etapa en la que se viva va a determinar la forma en que se va a ahorrar y el gasto que se haga. Independientemente de todo, es básico llevar un control de las finanzas.

 

Primera etapa laboral

Comprende las edades de 18 a 30 años. Es el período de formación profesional y el momento en el que se tiene contacto con el primer trabajo.

Es una etapa en la que comienzan las responsabilidades y el desarrollo de nuevas necesidades, como podría ser tener una independencia económica.

Los primeros ingresos se traducirán en los primeros ahorros. Es importante comenzar a desarrollar hábitos de planificación del dinero del que se dispone estableciendo presupuestos mensuales. De esta manera podremos conocer exactamente los gastos y los ingresos que afrontaremos al mes.

Es necesario saber diferenciar que no se trata de privarse de hacer lo que guste, simplemente se trata de llevar un control de los recursos de los que disponemos a modo de sacarles el mejor provecho.

Elaborar un plan de inversión, permitirá saber en qué punto se está y a dónde se quiere llegar. Las metas son parte del proceso y es preciso distinguir entre corto y largo plazo.

Es aconsejable empezar a interesarse por el mundo de la inversión y conocer algunos productos del mismo. Cuanto antes se empiece a ahorrar, mayor será el beneficio a la larga.

En esta fase recomendamos orientar los esfuerzos económicos hacía inversiones seguras y a corto plazo.

Evolución profesional

Aborda las edades comprendidas entre los 31 y 45 años. En este tramo de la vida cabe la posibilidad de plantearse formar una familia o ya se tiene una, las responsabilidades siguen, también corresponde a la época en la que se cambia de categoría profesional dejando de ser aprendiz/becario a tener un contrato laboral, con el aumento salarial que eso supone.

En esta fase se domina el arte de pagar facturas, se tiene una mejor idea de lo que cuesta ganar dinero y se habrá tenido alguna experiencia con las finanzas (préstamo, hipoteca, crédito, etc.).

Aparecen nuevas necesidades personales y profesionales, o simples imprevistos para los que es importante contar con un respaldo financiero.

Para esto existen pequeños arreglos, como solicitar micropréstamos que permiten salvar el cuello en este tipo de situaciones.

Es posible que a este punto se busque conseguir el equilibrio entre el ahorro y la financiación. Comprar una casa es parte de este período y supone ahorrar a la vez que contratar un préstamo bancario. La inversión que se planee hacer debe ser consciente para evitar tirar los ingresos.

Afianzamiento profesional

Comprendido entre las edades de 46 y 55 años. En esta etapa es posible que ocurran diversos eventos: la fecha de la hipoteca esté cercana a finalizar, los hijos hayan completado los estudios universitarios y se tenga una estabilidad en la empresa donde se trabaja.

Lo ideal en este punto es que los ingresos hayan ido creciendo  de manera sustancial, las necesidades y obligaciones financieras sean menores y se tenga una mayor disponibilidad del capital.

Esto trae consigo nuevas metas de inversión que permitan multiplicar los ahorros consiguiendo una rentabilidad. Para esto, el tipo de inversión que se suele contratar es aquella en donde el nivel de riesgo aumenta.

A mayor riesgo, mayor beneficio pero también altas posibilidades de perder. En casos como estos, se suele invertir en productos de ahorro que ayudan a aumentar el patrimonio.

Pre- Jubilación y Jubilación

Las edades comprendidas entre los 56 y 65+ años. En estas fases los ingresos procedentes del trabajo comienzan a descender, al igual que los gastos personales ya que los hijos están independizados y son responsables de sus propios gastos.

En estas etapas lo importante es conseguir una nueva estabilidad ajustándose a los nuevos ingresos y al estilo de vida. Lo normal es que se disponga de dinero ahorrado y se pueda disfrutar del mismo.

Es posible que lo que se quiera en esta fase es asegurar el capital y seguir haciéndolo crecer, es por esto que muchas entidades bancarias existen diversos productos orientados a obtener una rentabilidad extra, como bien pueden ser los planes de pensiones.

En OK Money queremos que lo tengas claro para evitar preocupaciones y vivir una vida tranquila sin imprevistos. ¿En qué etapa te encuentras?

 

Deja un comentario