5 trucos para ahorrar en tu factura de la luz

Consecuencias del impago de facturas
23 Septiembre, 2013
Tipos de préstamos según entidad
27 Diciembre, 2013

OK Money te presenta unos trucos y consejos sobre cómo reducir el importe de tu factura de la luz sin esfuerzo:

Contratar una tarifa energética más económica

La factura de la luz viene dividida en dos partes: una fija (la potencia contratada) y una variable (el consumo). La fija se traduce en el número de electrodomésticos y luces que podemos usar al mismo tiempo. A más potencia, más aparatos.

Si contratas la potencia adecuada no pagarás de más por un servicio que no utilizas. Si además contratas la discriminación horaria y utilizas los electrodomésticos en las horas valle (más baratas) reducirás el gasto en consumo.

Una vez conocida la potencia, puedes utilizar comparadores de tarifas como el de la CNE  para elegir la compañía más barata.

 

Utilizar temporizadores para reducir la factura de la luz

Hay aparatos como los termos eléctricos, que consumen electricidad constantemente. Conectándolos a un temporizador (uno analógico que soporte hasta 3,6 kw cuesta sólo 4€), gastarán sólo unas horas al día pero mantendrán el calor. Descubre más sobre el consumo fantasma en factura de la luz.

 

Mejorar aislamientos de puertas y ventanas

Medidas como cerrar cortinas y persianas, colocar burletes y sellar fisuras de puertas y ventanas permiten un aislamiento básico a coste muy bajo. Unas cortinas gruesas mejoran el aislamiento.

 

Hacer un uso racional de los electrodomésticos

  • Desconecta los aparatos cuando no estén en uso. Según un informe del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDEA) los aparatos en Stand by consumen en un año el triple que los equipos de refrigeración en verano.
  •  Utiliza programas de lavado en frío. El 90% del consumo de una lavadora es para calentar el agua.
  • Recuerda descongelar los alimentos con tiempo suficiente, metiéndolos en el frigorífico. Evitarás usar el microondas.

 

Emplear una luz para cada necesidad

Las zonas de lectura necesitan una luminosidad de 500 lúmenes/m2; una zona de trabajo unos 300. En pasillos y baños es suficiente con 100.

Elegir la bombilla adecuada para cada zona supone un ahorro en consumo. Las bombillas de bajo consumo ahorran hasta el 80% del consumo energético.

Deja un comentario